Skip to main content

El Corredor Mediterráneo es uno de los proyectos ferroviarios más ambiciosos y trascendentales para el desarrollo de las conexiones de transporte en España y Europa. En esta ocasión, nos centraremos en las últimas novedades sobre las obras de adaptación al ancho internacional en las líneas ferroviarias catalanas, específicamente en los tramos Castellbisbal-Martorell (Barcelona). Estas obras no solo afectarán la circulación de trenes de mercancías, sino que también supondrán un gran avance para el proyecto en general.

Mejoras para el Corredor Mediterráneo:

  1. Adaptación al ancho internacional: Adif, el gestor de infraestructuras ferroviarias, ha puesto en marcha trabajos de adaptación al ancho internacional (ancho UIC) en las estaciones de Castellbisbal y Martorell. Esta importante medida tiene como objetivo enlazar la infraestructura en ancho estándar entre el Nudo de Castellbisbal y la frontera francesa con los trayectos entre el Nudo de Vila-seca, Sant Vicenç de Calders y Martorell. Esta adaptación permitirá una mayor compatibilidad y conectividad con las redes ferroviarias de otros países europeos, facilitando el transporte de mercancías y pasajeros a nivel internacional.
  2. Interrupción temporal del tráfico de mercancías: Durante la fase de obras, entre el 30 de julio y el 18 de agosto, se desviará la circulación de todos los trenes de mercancías a la línea de la costa catalana, que atraviesa localidades como Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y Sant Vicenç de Calders (Tarragona). Esta interrupción es necesaria para garantizar la seguridad y eficiencia en el desarrollo de las obras, y aunque pueda suponer algún inconveniente, Adif prevé un menor tráfico de mercancías durante el verano, lo que permitirá canalizarlo principalmente en horario nocturno.
  3. Mejoras en la estación de Martorell y Castellbisbal: Las dos estaciones involucradas en las obras verán mejoras significativas con la implementación del ancho internacional. La cabecera norte de la estación de Martorell y la cabecera sur de la de Castellbisbal se adaptarán al nuevo estándar, lo que agilizará el tráfico y facilitará las operaciones de carga y descarga de mercancías. Estas mejoras son un paso fundamental para lograr una mayor eficiencia en la gestión de los flujos de transporte en la región.
  4. Futuros avances: Una vez finalizadas las actuaciones en las estaciones de Castellbisbal y Martorell, se prevé que la circulación se recupere en vía única entre ambas estaciones a partir del 18 de agosto, utilizando el ramal de Costablanca. Pero esto no es el final, ya que se espera que en una siguiente fase se ponga en servicio una de las dos vías del túnel de Castellbisbal, que actualmente está siendo rehabilitado. Estos avances llevarán al proyecto del Corredor Mediterráneo a una etapa aún más avanzada y permitirán disponer de tres vías de circulación activas en este tramo para fines de este año.

Las obras de adaptación al ancho internacional en las líneas ferroviarias catalanas son un paso fundamental para el desarrollo del Corredor Mediterráneo. Aunque conlleven algunas interrupciones temporales en el tráfico de mercancías, estas mejoras son necesarias para garantizar una infraestructura ferroviaria moderna, eficiente y conectada a nivel internacional. La inversión en el transporte ferroviario y la mejora de las conexiones en la región tendrán un impacto positivo en la economía, el comercio y la sostenibilidad a largo plazo. El futuro del transporte ferroviario en Cataluña y España se ve prometedor gracias a estos avances en el Corredor Mediterráneo.