Skip to main content

En un momento crucial para el desarrollo y la transformación del sector del transporte ferroviario en España, el Ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, ha ofrecido una evaluación franca y directa sobre los desafíos que enfrenta el país en su camino hacia el objetivo de alcanzar una cuota ferroviaria del 10% para el año 2030. En una comparecencia en Barcelona, Puente reconoció con sinceridad que la cuota actual, que apenas roza el 4%, está «desgraciadamente a años luz del objetivo que nos hemos fijado». Esta admisión, aunque contundente, refleja la complejidad y la magnitud de los obstáculos que deben superarse para lograr una transformación significativa en el transporte de mercancías por ferrocarril en España.

El contexto europeo es igualmente desafiante: mientras que la cuota ferroviaria promedio en la Unión Europea alcanza el 17%, España se encuentra rezagada en este aspecto. Para alcanzar el objetivo del 10% en 2030, se requerirá aumentar «2,5 veces las cifras en las que estamos en este momento», un objetivo ambicioso que exige un compromiso firme y acciones concretas.

La infraestructura ferroviaria española enfrenta un déficit significativo, una realidad que Puente reconoció abiertamente. Si bien el impulso del ferrocarril figura como una prioridad central para el Ministerio de Transportes, aún queda mucho por hacer para mejorar y expandir la red existente. Sin embargo, el Ministro no ha delineado nuevas estrategias o cambios radicales en el enfoque actual, optando en su lugar por instar a seguir adelante con las acciones implementadas hasta ahora.

La complejidad del desafío se refleja no solo en la infraestructura física, sino también en la necesidad de abordar cuestiones relacionadas con la digitalización, la coordinación entre los diversos actores del sector y la resistencia al cambio por parte de algunos sectores. La falta de gobernanza en el dato y la reticencia de los usuarios a adoptar soluciones digitales representan desafíos adicionales que deben superarse en el camino hacia una transformación completa y sostenible del transporte ferroviario de mercancías en España.

A pesar de estos desafíos, la determinación de Puente y su equipo es clara: el compromiso con el impulso del ferrocarril como una alternativa viable y sostenible al transporte por carretera es firme. Si bien el camino por delante es difícil y lleno de obstáculos, queda claro que el Ministerio de Transportes está comprometido con el cambio y está dispuesto a enfrentar los desafíos con determinación y perseverancia.

En última instancia, el camino hacia una cuota ferroviaria del 10% en 2030 no será fácil, pero es un objetivo alcanzable con el compromiso adecuado y el enfoque estratégico. Con el impulso adecuado y el apoyo continuo de todos los actores involucrados, el transporte ferroviario de mercancías en España puede alcanzar nuevas alturas y contribuir significativamente a un futuro más sostenible y eficiente en el transporte de mercancías.