Skip to main content

Esta primera semana de noviembre, el colegio europeo de comisarios actualiza este prometedor reglamento que publica en el marco del paquete de transporte de mercancías ecológico.

En aras de esa competitividad y eficiencia, la propuesta establece incentivos para el transporte combinado e intermodal que sea capaz de reducir los costes externos al menos en un 40%, comparado con las operaciones que se hacen exclusivamente en la carretera.

Establece también como objetivo de competitividad, que los Estados miembros reduzcan al menos un 10% el coste medio de las operaciones de transporte combinado y multimodal en los próximos siete años.

Así mismo, la propuesta dispone el uso obligatorio del eFTI (electronic Freight Transport Information, que estaba pensada su entrada en vigor en 2.025 y supone el estándar digital sobre información electrónica relativa al transporte de mercancías.

También recoge la exención de los tiempos de conducción y descanso en el transporte combinado los fines de semana, a fin de mejorar la gestión de las terminales e infraestructuras y lograr racionalizar los tiempos de los diferentes modos de transporte.

A este borrador, la UIRR (Unión Internacional de Transporte Combinado) ha propuesto reforzar estas medidas con tres propuestas ferroviarias:

  • Requisito mínimo de longitud de tren en líneas muy utilizadas y congestionadas.
  • Eliminar las limitaciones de la “red propia” y “modales” en el diseño de la capacidad de derivación.
  • Introducción de categorías jerarquizadas en los surcos ferroviarios.

Con esta herramienta, la Comisión prevé efectuar un análisis coste-beneficio, para evaluar los costes externos del camión que no están suficientemente internalizados. De hecho la Comisión Europea estima que el coste externo medio del ferrocarril es tres veces inferior al camión. El coste medido en tkm es de 0,013 euros para el tren frente a 0,042 euros del camión.

Aprobada por la Comisión, la propuesta pasa ahora al Parlamento Europeo y el Consejo. Confiemos en el sentido común de nuestros políticos.